lunes, 15 de enero de 2007

Reseña: La sombra del águila


Título: La sombra del águila
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Castalia ISBN: 847039830X
Formato, año: Rústica, 1999
Género: Novela histórica


Es una novela histórica de las que hacen reír, y una prueba más de que la historia puede ser tan cruda como lúdica. La sombra del águila de Pérez Reverte cuenta cómo un regimiento español de Flandes, presuntamente al servicio de Napoleón para combatir contra los rusos en Sbodonovo, como consecuencia de haber sido capturados, decide cambiar sus objetivos al conocer la noticia de que los franceses estaban tratando de invadir España, en 1808. El libro no pretende explicar lo que pasó en España durante esos 6 años de guerra (1808-14), (que para Napoleón significaron uno de sus peores errores, junto a intentar invadir Rusia), sino que se limita a explicar el comportamiento de los españoles fuera del territorio nacional, como consecuencia de la invasión.

Cabe esperar que aquellos antiguos españoles de aquel regimiento no se quedarían quietos ante semejante propósito. Tenían claro cómo fastidiar al gran emperador. Habría que aliarse con los rusos, pero no sería fácil. No hay cosa más graciosa que ver cómo tratan de evitar los cañonazos rusos sobre sus filas, llegando hasta correr en algunos casos, porque a pesar de ver cómo moría su gente por los flancos y por todas partes, de los cañonazos, tenían claro que lo que debían hacer era llegar lo suficientemente cerca de la artillería rusa, como para sacar la bandera blanca y tratar de explicarles que son del mismo bando. Luego habría que acabar con los franceses por la contra. Pero no fue así del todo.

El caso es que como los franceses, y sobre todo Napoleón, no tenían idea de las verdaderas intenciones del regimiento español, que avanzaba a muerte hacia los rusos, fueron tomados como héroes y homenajeados ante el ejército napoleónico a las puertas del Kremlin. Todo un relato verídico que narra con gracia lo brutos y lo desagradecidos que somos los españoles, incluso ante situaciones en las que no deberíamos serlo. Es una obra de arte que aparte de sorprender, te hace reír por las semejanzas que encuentras entre los españoles del siglo XIX y los de ahora, a pesar de que algunos no sepan que si somos así es porque nos lo merecemos, gracias a nuestros actos a lo largo de la historia.